Respeto por el entorno

Respeto por el entorno

un proyecto de proyectos 

Nuestros clientes nos dejaron con la boca abierta cuando nos mostraron la vivienda que acababan de adquirir. La arquitectura de la urbanización completa es muy interesante. Se trata de dos hileras de viviendas adosadas de tres alturas, dispuestas en paralelo, separadas entre sí por un corredor central al aire libre, ajardinado. El ladrillo es el material protagonista, combinado con estructura metálica en color rojo teja y carpinterías exteriores en madera.

La vivienda cuenta con un jardín posterior y vive volcada a él a través de grandes ventanales.

Nos sorprendió, sin embargo, que a penas se aprovechaba la luz natural debido a la decoración existente, que pecaba de oscura, y a la propia distribución, que la desaprovechaba negando su entrada.

Después de hablar con los dueños sobre sus necesidades, nuestra propuesta de diseño interior comienza respetando la arquitectura del lugar. Nuestra intervención no pretende competir, sino integrarse y potenciar las virtudes de la casa.

En la Planta Baja el protagonismo absoluto es de la cocina. Es el núcleo de la casa y no pretende ser una cocina abierta. Como la luz natural de Sur entra a través de su gran lucernario, provocamos que ésta llegue al salón y al hall a través de puertas correderas de vidrio transparente y ventanas corridas superiores. La disposición del mobiliario de cocina provoca circulaciones cómodas tanto desde el hall como desde el salón y la zona de comedor. La disposición estratégica de los bloques de mobiliario alto confiere intimidad suficiente al espacio de trabajo.
La isla central concentra la zona de cocción y una zona de barra, y desde ambos lados podemos disfrutar del jardín al fondo.

Las carpinterías interiores se ejecutan con madera teñida, buscando que su color se iguale al de las carpinterías exteriores que se conservan. También utilizamos el recurso de esta madera en parte del frente del mobiliario de cocina y en la isla, combinándola con blanco. Modificamos el pavimento sólo en la cinta que enmarca el ámbito de trabajo, de forma que la tarima de roble, también original, la introducimos en el interior de la cocina agrandando los espacios.

En esta planta, también se actualiza el aseo y se saca almacenamiento como ropero. Las puertas de todo ello quedan enrasadas en un solo frente.

La zona más próxima al jardín, en un nivel inferior al resto de la casa, se convierte en un ámbito de tertulia y lectura, por ello se regulariza la geometría de su superficie y se cambian las pequeñas escaleras existentes en un lateral por un único peldaño que ocupa toda la longitud del rectángulo que lo delimita. Éste también se diseña con tablas machiembradas de la madera rojiza de origen, de forma que marcamos con intención el desnivel existente.

Se modifica también el solado de la zona del jardín posterior y se propone una iluminación para las plantas mediante balizas para alargar el fondo de perspectiva cuando anochece.

En la Planta Primera la intervención es un poco más comedida. Se ordena la geometría del espacio, se sacan armarios donde son necesarios, y la intervención gruesa se concentra en la redistribución de los baños. El baño principal se ubica frente al vestidor y pretende ganar luz natural a través de “grietas” de vidrio que iluminarán la gran ducha planteada. La cabina de bidé e inodoro dan intimidad a la zona que lo requiere. El resto del baño es un espacio que puede cerrarse, pero su concepto es abierto.

La Planta Segunda se convierte en un espacio multifunción. A través del mismo se accede a la habitación de invitados, con baño propio y acceso independiente a la terraza. (Un lugar perfecto para que no se vayan! ;) ). Este “volumen central”, revestido con madera, esconde también un espacio destinado a lavandería y mucho almacenamiento asociado a ella.

La escalera que cose todos los niveles también se rehabilita, modernizando tanto su composición de materiales como actualizando su iluminación. Es una escalera sin descansillo y de tiro semicircular, lo que la hace atractiva y complicada a partes iguales. Se elimina el rodapié y se empotran focos estratégicamente ubicados en su barandilla de obra, marcando su recorrido. El pasamanos se lija y se tiñe del color de las carpinterías exteriores. En su arranque, se marca la arista de yeso que dibuja la curva de inicio, de forma que potenciamos su carácter de origen.

Información adicional

  • Autores y Dirección de obra: La Reina Obrera
  • Tipo de encargo: Reforma integral de vivienda.
  • Año: 2017
  • Superficie intervenida: 280 m2 aprox.