ljuslåda

ljuslåda

una caja de luz 

Una pareja joven, con dos niños pequeños, acaba de adquirir una vivienda antigua que quieren reformar. Hasta aquí, algo muy habitual.

Lo que nos encanta es que se le dé la vuelta al programa de la casa como a un calcetín y la propiedad esté entusiasmada con el cambio, tanto como nosotros.

Las premisas son las siguientes :

Primer objetivo : separar zonas de día y de noche.

Segundo objetivo : que la luz natural llegue prácticamente a todos los rincones de la casa

Tercer objetivo: ganar mucho, mucho almacenamiento

La posición del salón y el comedor no varían, pero observamos que la cocina, en origen, está desvinculada de estos espacios y es estrecha, oscura e incómoda. Además, para llegar a los dormitorios siempre se debe atravesar un pasillo largo y oscuro y pasar por delante de ella.

Ubicamos la cocina en el centro de la casa, como una "caja de luz" y se convierte automáticamente en la protagonista indiscutible. Rodeada por una mampara de metal, madera y vidrio, recibe la luz natural de día y se transforma en una gran lámpara de noche.

La comunicación de ésta con el comedor es directa y cómoda.

Desaparece el hall cerrado, aunque entendemos su delimitación mediante la estratégica disposición del mobiliario y el descenso del falso techo, que enmarcan este ámbito.

Desaparece también el antiguo pasillo y de repente la casa "gana" m2.

Las habitaciones de los niños se plantean gemelas, y se prevé su futura separación, pero de momento, al ser pequeños, comparten espacio para dormir y una de las habitaciones se deja abierta, como zona de juegos visible desde la suite principal.

La antesala de esta habitación es una biblioteca con una zona de lectura, delimitada por una celosía de tubos metálicos lacados en negro.

El baño en suite tiene luz natural y el vestidor es un gran armario que recorre la habitación completa.

Prácticamente todo el mobiliario de la vivienda es a medida, diseñado por La Reina Obrera.

Con la cerrajería tuvimos la inmensa suerte de conocer y poder colaborar con Juan Antonio Pérez, de Tecnología de Cerrajería Industrial, S.L., que se coordinó perfectamente con el carpintero de Carpintería Giacobone para ejecutar los muebles donde se incluían ambos oficios.

Desde La Reina Obrera debemos mencionar la buena disposición de ambos y agradecerla, porque sin ellos no sería posible un resultado como el que vemos en las fotografías. 

La pieza de la mesa de comedor (que ha quedado impresionante), el mueble de la TV (móvil), la mampara que genera esa "caja mágica" que oculta la cocina, la mampara de la ducha en el baño suite, las celosías (que ocultan ascendentes de calefacción), la chimenea (protagonista del salón), armarios empotrados, estanterías, mobiliario de baños...¡hemos disfrutado mucho diseñando!

¡Nos satisface el resultado! ... ¿estáis de acuerdo?

Información adicional