Menu
C/ Clara del Rey, Madrid

C/ Clara del Rey, Madrid

Diferenciarse por los pequeños detalles.

Una pareja joven adquiere una vivienda apostando por las posibilidades que les puede ofrecer su reforma. Acuden a nosotros con una “lista de deseos” entre los que destacan reducir el número de habitaciones a dos, incluir un vestidor y baño independientes en suite, cocina independiente, conservar la terraza exterior, y...mucha luz natural, bien aprovechada !

Para todo ello cuentan con un presupuesto ajustado. Como pasa en muchos proyectos, hay dos fases para afrontarlo: primero, plantearles la distribución que mejor resuelva el funcionamiento de la vivienda según sus necesidades. Segundo, decidir qué van a ejecutar y de qué elementos prescindirán, dejándolos para más adelante. 

Lo que diferencia a este proyecto son decisiones relacionadas con la carpintería interior y exterior. 

En el hall, se dio mucha prioridad a diseñar un armario que escondiera las bicicletas plegables, por ello pensamos en el almacenamiento que necesitaban en el frente completo e integramos en él los cubrerradiadores, utilizando madera de pino en forma de lamas horizontales.

La zona central del salón está delimitada por los accesos a las habitaciones. Esta condición se marca aún más mediante un cambio de pavimento y unas lamas de madera en el techo. Utilizamos también madera de pino para unificar criterios estéticos dentro del salón. De esta forma hay continuidad espacial pero se zonifican claramente los usos

La cocina se separa del salón mediante una mampara fija de vidrio armado con perfilería metálica lacada en negro, que deja pasar la luz pero no la imagen de lo que sucede detrás. Este mismo recurso se utiliza en el vestidor, tratando de que las soluciones constructivas y estéticas se repitan y así la casa “respire” un mismo ambiente. 

Como querían conservar la terraza, proponemos potenciar esa sensación de “salir fuera” , sobre todo en verano, buscando que las hojas de la carpintería exterior puedan abrirse por completo recogiéndose en un lateral. Algunas noches de verano podrán disfrutar de una cena al aire libre. 

Nos parece un lujo, ¿ y a vosotros ?

Los clientes quieren darle una gran vuelta a la casa. A todo, menos a la cocina. Les “sobra” una habitación, pero no quieren perder del todo la posibilidad de tener un espacio reservado para posibles visitas.

 

El punto de partida del proyecto es muy interesante, ya que nos permite aunar el salón con esta habitación, de forma que automáticamente la luz natural de todas las ventanas baña la vivienda entera.

 

Los baños se mantienen donde están, desplazando ligeramente uno de ellos, adaptando su forma y distribución a las nuevas necesidades e integrando el otro a la habitación principal.

 

Desaparece el tradicional pasillo, ganando esos metros cuadrados al salón.

 

El volumen del baño de cortesía marca un hito importante en la vivienda. Se realiza un cambio de color en la pared que se convierte a su vez en el pavimento continuo de la zona destinada a comedor.

En él se recogen unas puertas correderas, libres entre sí, que permiten el cierre total o parcial del espacio destinado a las visitas y permite hacerlo en diferentes posiciones. Además, el cierre superior del volumen se realiza mediante una tira de vidrio a hueso, lo que permite el paso limpio de la luz natural.

 

Se diseña también un mueble destinado a almacenamiento que contiene dos camas plegables integradas, de forma que el uso habitual de esta estancia es el de una zona de lectura junto a la ventana.

 

Os dejamos unas fotografías, como siempre, que expresarán mejor lo que acabamos de contaros.

Información adicional

  • Tipo de encargo: Reforma integral de vivienda.
  • Año: 2015
  • Superficie intervenida: 70m2, aprox