Menu
Embajadores, Madrid

Embajadores, Madrid

Una casa de espías.

Esta es la definición que nos da el peque de la casa ¡y nos ha encantado! La vivienda se ha aprovechado tan al máximo que hay puertas ocultas que acceden al baño de cortesía o a armarios, sorprendiendo a sus amigos que han ido de visita.

Esta casa es de las que pertenece a un grupo privilegiado de proyectos en los que "todo cuadra como un puzzle sideral". La idea, los clientes, las demoliciones, el replanteo, la ejecución....El programa que nos piden es extenso: tres habitaciones, salón, comedor, zona de recibidor, cocina con office, dos baños y, cómo no, más almacenamiento. Los metros cuadrados, muy ajustados, no llegan a setenta.

Una de las premisas es sacar dos habitaciones iguales para los dos hijos y que ambas, como es lógico, tengan armarios y zonas de estudio. Por esa razón planteamos tirar toda la tabiquería y empezar a distribuir desde cero.

Disponemos las dos estancias en la misma fachada, modificando la posición de la habitación principal. El paquete de servicios, con dos baños completos (unos de ellos en suite, que era una de las nuevas comodidades con las que quería contar la propiedad) , almacenamiento y parte del mobiliario de cocina, se agrupa en un volumen central alrededor del cual se articulan las tres habitaciones, el salón comedor, el hall y la cocina. Este volumen adquiere una presencia especial al revestirlo con viroc e iluminarlo en su perímetro.

Los tabiques de las habitaciones de los hermanos no llegan a techo, con lo que la luz natural de la fachada principal llega a todos los rincones de la casa.

La sensación es de que la casa es más grande. Y nos quedamos con la frase de la propiedad, recién instalada: "...ahora mismo estamos enamorados de nuestra casa, en la fase de mariposas en el estómago, nos gusta volver a ella y disfrutar de todos los rincones" . Más satisfactorio para nosotros ¡ imposible !

Los clientes quieren darle una gran vuelta a la casa. A todo, menos a la cocina. Les “sobra” una habitación, pero no quieren perder del todo la posibilidad de tener un espacio reservado para posibles visitas.

 

El punto de partida del proyecto es muy interesante, ya que nos permite aunar el salón con esta habitación, de forma que automáticamente la luz natural de todas las ventanas baña la vivienda entera.

 

Los baños se mantienen donde están, desplazando ligeramente uno de ellos, adaptando su forma y distribución a las nuevas necesidades e integrando el otro a la habitación principal.

 

Desaparece el tradicional pasillo, ganando esos metros cuadrados al salón.

 

El volumen del baño de cortesía marca un hito importante en la vivienda. Se realiza un cambio de color en la pared que se convierte a su vez en el pavimento continuo de la zona destinada a comedor.

En él se recogen unas puertas correderas, libres entre sí, que permiten el cierre total o parcial del espacio destinado a las visitas y permite hacerlo en diferentes posiciones. Además, el cierre superior del volumen se realiza mediante una tira de vidrio a hueso, lo que permite el paso limpio de la luz natural.

 

Se diseña también un mueble destinado a almacenamiento que contiene dos camas plegables integradas, de forma que el uso habitual de esta estancia es el de una zona de lectura junto a la ventana.

 

Os dejamos unas fotografías, como siempre, que expresarán mejor lo que acabamos de contaros.

Información adicional

  • Tipo de encargo: Reforma integral de vivienda.
  • Año: 2015-2016
  • Superficie intervenida: 69m2, aprox